Hundimientos y deslizamientos en Concepción

DSCF1175

Hundimiento en la cancha de fútbol de Concepción. Por años este terreno estuvo establece pero al hacer el camino que se nota al lado izquierdo, esto falseó el relleno.

La erosión de los terrenos en el distrito es un problema que se está notando cada vez más. Al no contar Concepción con terrenos planos para la construcción de vivienda o caminos de acceso, los vecinos se ven obligados a construir terrazas o hacer caminos que luego presentan hundimientos o deslizamientos cuando las fuertes lluvias caen. Un ejemplo muy conocido es el hundimiento que se presentó recientemente en la esquina suroeste de la plaza de fútbol de Concepción, como se puede ver en la fotografía adjunta. Se espera que a través de trabajo comunitario y donaciones por parte de organizaciones privadas como Amanco, este hundimiento se puede reparar pronto.

En esta imagen se aprecian dos situaciones muy diferentes. A la izquierda un terreno con pendiente dedicado a la ganadería. A la derecha el mismo tipo de terreno pero que se ha sido sometido a intensos movimientos de tierra.

En esta imagen se aprecian dos situaciones muy diferentes. A la izquierda un terreno con pendiente dedicado a la ganadería. A la derecha el mismo tipo de terreno pero que se ha sido sometido a intensos movimientos de tierra.

Basta con mirar cuidadosamente cuando se viaja por a vía principal a San Ramón que  el crecimiento urbano de Concepción se está dando de una forma muy desordenada y se hacen terrazas en cualquier terreno sin mayores análisis de suelos e impacto ambiental. Por ejemplo, en la zona de Calle Afuera muchos vecinos han puesto sus propiedades a la venta y han loteado sin considerar que estos movimientos de tierra potencialmente pueden presentar serios problemas de deslizamientos y hundimientos. Para hacer lotes en terrenos empinados se requiere hacer un reforzamiento de las paredes del suelo utilizando muros de contención y plantando árboles o plantas que ayuden a sostener el suelo. Esto no se está haciendo y puede tener consecuencias muy graves en el corto plazo tanto para los potenciales viviendas que se construyan en estos lotes como para otras viviendas que se vean afectadas por erosión y deslizamientos.

En resumen, no parece que haya una organización comunal o municipal que realmente cuestione estos movimientos de tierra y si las épocas de lluvias son fuertes se pronostican muchos problemas. Parece ser que el factor económico pesa mucho y sin importar el impacto en la erosión los vecinos continúan tentados a hacer movimientos de tierra sin considerar aspectos técnicos claves en cuanto a la erosión y potenciales riesgos urbanos por deslizamientos o hundimientos.